lunes, 7 de octubre de 2013

Dejo información sobre el Congreso de Acompañamiento Terpéutico que se llevará a cabo este mes de octubre en Rosario-Argentina http://www.aatrarosario.blogspot.com/

viernes, 5 de junio de 2009

Re-construcción de la Identidad y Consumo de Tabaco

Lic. Gabriel Chalá Rodríguez
Por consultas o sugerencias puedes hacerlo a través de
espaciocero2005@gmail.com o al 099 273946

Este es ell resúmen de una ponencia presentada en el primer Congreso INTERNACIONAL DE Educación en el Uruguay
que se llevó a cabo en la ciudad de Montevideo entre el 3 y el 5 de junio de 2009 y el Vll congreso de prevención y asistencia a la drogodependencia en Programa Cambio en la ciudad de Córdoba con el título
"Qué nos estamos fumando?
http://www.programacambio.org/index.php/gestor-de-archivos?func=fileinfo&id=75


Este trabajo desarrolla el acompañamiento terapéutico en la deshabituación del consumo de tabaco.


La interacción de las Áreas: Educación y Salud , es apropiada para intervenir en los procesos de deshabituación del consumo de tabaco.
Como acompañante terapéutico he trabajado desde el Área de la Salud , utilizando diferentes técnicas educativas de tipo cognitivo-conductuales y psicodrama pedagógico, para abordar los diferentes aspectos de la vida cotidiana de los pacientes adictos al tabaco. En el proceso, es el propio sujeto quien identifica : momentos, situaciones y condiciones que lo llevan al consumo de cigarrillos.
El tratamiento necesita de dos aspectos fundamentales que son: la empatía del acompañante terapéutico con su paciente y la motivación del mismo para comenzar el proceso de cambio.
Este proceso educativo, se sustenta en cuatro modelos de aprendizaje: el clásico, modelado, operacional y el cognitivo.
Diferentes estrategias educativas se van seleccionando, de acuerdo a cada una de las etapas por las que atraviesa el paciente en su singular proceso de deshabituación.
De acuerdo al Modelo Geopolítico – Estructural, el sujeto logra identificar las variables que inciden en su cotidianeidad.
El tratamiento tiene una duración de entre seis y ocho meses. Al finalizar el mismo, el paciente no sólo llega a conocerse en profundidad, sino que además aprende a realizar el análisis crítico de la realidad en la que se encuentra inmerso.
Es a partir de este análisis , que hace uso de su libre albedrío: optando por la abstinencia total o la reducción del daño .

domingo, 30 de noviembre de 2008

Los inicios del Acompañamiento Terapéutico en el Uruguay.



Lic. Mayda Portela
Montevideo, junio de 2008

El Acompañamiento Terapéutico en Uruguay, hasta el presente, no tenía un lugar reconocido desde el punto de vista Institucional. Por lo menos en lo que respecta a los datos que se puede obtener en la búsqueda de documentación y escritos realizados tanto sobre formación como de prácticas.
Hay algunos casos aislados de prácticas clínicas de Acompañamiento Terapéutico, que se podría decir que tienen, como común denominador, el espíritu innovador por parte de los terapeutas para adicionar algún dispositivo que pueda resultar efectivo en el abordaje de ciertos pacientes que han deambulado por distintos abordajes terapéuticos, sin resultados efectivos. Diría, casi con un elemento, de no dejarse vencer en cuanto al pronóstico de ese paciente, que ha probado todo sin resultados.
Estas prácticas aisladas, en su mayoría, fueron realizadas por profesionales Psicólogos o indicadas por ellos.
Otro antecedente fue el que realizó la Dra. Raquel Zamora, Psiquiatra, quien en su Clínica particular, en algún momento, formó acompañantes terapéuticos, con la finalidad de incluirlos, luego, en el abordaje de sus pacientes. Actualmente existen en dicha Clínica, dos Psicólogos que realizan la tarea de AT, para casos específicos.
En lo que respecta a las Clínicas de Tratamiento de Adictos, también se han realizado instancias de formación de los llamados “operadores socioterapéticos” para el abordaje de pacientes adictos tanto en internación como en el proceso de externación, que si se asemeja al AT en la función de acompañar, se diferencian en que el operador posee una función más de acompañar en tareas lúdicas, con un objetivo motivador de actividades pero alejado del elemento terapéutico del AT. El operador se constituye en un técnico especializado en el trabajo con pacientes adictos, siendo, en ocasiones, adictos recuperados que continúan en la comunidad como modelo motivador.
Al pensar en los inicios del AT en el Uruguay, los eventos fundamentales que despertaron la necesidad e interés en este dispositivo, hay tres momentos claramente diferenciados:
1- establecimiento del Sub-Comité Uruguay para el 2º Congreso Internacional de Acompañamiento Terapéutico en Buenos Aires.
2- Seminario de Introducción al Acompañamiento Terapéutico dictado por el Lic. Gustavo Rossi con el auspicio de la Universidad Católica del Uruguay Dámaso Antonio Larrañaga.
3- Lanzamiento de la Tecnicatura de Acompañamiento Terapéutico en la UCUDAL (Universidad Católica del Uruguay Dámaso Antonio Larrañaga).
Por el año 2002, el Lic. Gustavo Rossi me plantea la posibilidad de formar un Sub-Comité Uruguay para el 2º Congreso Internacional de Acompañamiento Terapéutico a realizarse en la ciudad de Buenos Aires, difundir el evento e invitar a los interesados a participar del mismo.
Me contacto con una Colega, que también estaba interesada en la temático y, juntas, comenzamos a planificar los pasos a seguir para la conformación del Sub Comité Uruguay y el trabajo a desarrollar.
En esta primera etapa, nos propusimos como objetivo fundamental, dar difusión al evento, llevar la mayor cantidad de personas interesadas, y obtener auspicios.
Para nuestra sorpresa, cuando iniciamos la etapa de difusión del evento, nos encontramos con que se presentaba un gran interés por averiguar sobre la temática, por consultar respecto a las áreas de inserción del AT, al marco teórico, a las aplicaciones dentro de instituciones donde se desempeñaban lo colegas, etc., lo cual resultó una instancia de intercambio muy productiva y motivadora.
Casi sin darnos cuenta, ampliamos los objetivos de esta etapa, y nos encontramos investigando sobre las experiencias realizadas en Montevideo, a los efectos de, además, presentar algún caso clínico en las mesas del Congreso.
Esto nos mostró que existían en el país algunas experiencias puntuales de AT, sin demasiada difusión e incluso diría que con un espíritu de buena voluntad, de implementar acciones más allá de las tradicionales, con pacientes que no respondían a las terapias y estaban conformando pronósticos desalentadores.
Es así que esta etapa de labor del Sub- Comité Uruguay, tuvo una doble función, por un lado la difusión del Congreso Internacional y por otro lado nos sirvió para tomar conocimiento de que había un gran interés por el AT así como la sorpresa de conocer algunas experiencias aisladas en cuanto a la práctica clínica.
Y así, llegó el día del Congreso, nos trasladamos a Buenos Aires con un grupo de 25 colegas, dos auspicios (la Asociación Uruguaya de Psicoterapia de las Configuraciones Vinculares y Centro Psicosocial Sur Palermo), la presentación de 2 casos clínicos y un póster.
Durante el Congreso, tuve la oportunidad de conocer la situación del AT en países como Perú, México, Brasil, que nos permitieron conocer le evolución que ha tenido el Acompañamiento Terapéutico en cada uno de ellos, con marcadas diferencias entre sí, el lugar que ocupaba actualmente y los proyectos que tenían en diferentes puntos de América. Reinaba un ambiente de colaboración, de apoyo… de apertura.
Al retornar a Uruguay, llegamos tan motivadas con el At, que pensamos en implementar acciones en el país para despertar el interés local. Entonces, en principio crear una Fundación Uruguaya de Acompañamiento Terapéutico con la intención de formar, difundir y fomentar el AT en el medio, y por otro lado realizar un Seminario de Introducción al AT.
De esta manera, nos adentramos en lo que, pienso, es el segundo mojón en la implementación del AT en Uruguay.
Y siguiendo así el recorrido, lo primero que hicimos fue solicitar el auspicio y colaboración de la Universidad Católica del Uruguay, donde nos encontramos con una total apertura y buena disposición.
En medio del camino transitado, mi compañera de gestión resuelve, por temas personales, abandonar las tareas. Es justamente aquí, donde asume un rol contenedor y promotor Gustavo Rossi, quien a la distancia, ofrece total colaboración y se transforma en una figura a la cual recurro ante los momentos de disminución de la energía, durante el proceso de difusión del Seminario.
A pesar de los contratiempos, llegamos al momento del Seminario, los días 13 y 14 de agosto de 2004, logrando una buena cantidad de interesados e inscriptos al mismo, dictado por el Lic. Gustavo Rossi, y diría también, de alguna manera, gestionado por y con él. Fueron dos días de una agradable labor, productiva y motivadora para todos los que participamos del mismo.
Y aquí incluyo a la Universidad Católica que me abrió las puertas de la institución y me hizo sentir parte de la misma, lo cual resultó ser ,un elemento más, de éxito del Seminario.
Finalizado el Seminario de Introducción al Acompañamiento Terapéutico, los comentarios recogidos fueron sumamente positivos, con una marcada intención de continuar intercambiando experiencias, realizar actividades académicas en diferentes áreas de inclusión del AT, es decir, resultó ser una instancia de apertura hacia nuevos caminos de formación.
Como los asistentes al Seminario fueron mayoritariamente profesionales Psicólogos y estudiantes de psicología, propuse crear un grupo de estudio con los interesados, con el objetivo de mantener lo trabajado por Rossi en el Seminario, profundizar y analizar el enfoque del modelo argentino en función de nuestra realidad en lo que respecta al sistema de salud local.
Esta propuesta fue muy bien recibida, pero en los hechos resulto de difícil aplicación, quedando en un par de encuentros aislados, con intención pero sin concreción.
Así se llega al 3º gran mojón en lo que respecta a la implementación del AT en Uruguay… con el lanzamiento de la TECNICATURA DE ACOMPAÑAMIENTO TERAPUÉTICO en la Universidad Católica del Uruguay!!
Toda una sorpresa, cuando a fines del año 2007, me invitan a participar de la Tecnicatura, lo cual constituye un momento de reconocimiento a los pasos recorridos hasta la fecha, se trata de la apertura real del AT en el Uruguay, del inicio desde el punto de vista Institucional.
Al parecer no era sólo yo quien estaba motivada por el AT, la Universidad estaba haciendo su proceso también, había sido cautivada y, al finalizar el Seminario, se había quedado analizando la posibilidad de dar un paso más y crear esta Tecnicatura.
Es así que, cuando finalizamos el Seminario, la Universidad y yo nos separamos, aparentemente, pero ambas seguimos pensando en el acompañamiento terapéutico, por lo cual, años más tarde, nos encontramos hoy, hombro a hombro formando Acompañantes Terapéuticos.
Es un proceso que no termina aquí, sino más bien comienza, ya que nos queda por delante Acompañar a nuestros técnicos a la hora de egresar y realizar una segunda apertura en lo que respecta a la inserción del AT en el ámbito de la Salud Mental, tanto pública como privada.
Entonces, hoy, año 2008, estamos haciendo historia en Uruguay respecto al Acompañamiento Terapéutico… la Universidad Católica del Uruguay Dámaso Antonio Larrañaga, es quien se constituye en la única institución del país, que lanza la formación del AT… y desde aquí comienza a producir conocimiento en el área.
Finalmente, más allá de resaltar momentos que influyeron en el momento actual, también considero que existieron personas, Rossi, Dra. María Gonzáles de la Universidad, la coordinadora de la Tecnicatura Virginia Nogales, el propio Decano de la Facultad de Psicología de la Universidad, que aportaron elementos personales de gran peso en el camino transitado; sin su apoyo no hubiera sido posible el Seminario y en definitiva la actual Tecnicatura.
Ha resultado un camino de grandes desafío pero también de grandes satisfacciones que aún hoy se continúan.